La administración de servidores puede llegar a ser uno de los problemas más grandes a los que se enfrentan las empresas. Y es que el espacio reducido y la necesidad de muchos dispositivos es algo muy frecuente en muchas oficinas. Por ello, las consolas KVM son una de las mejores soluciones posibles para facilitar la administración de servidores.

Aplicación de la consola KVM para la administración de servidores

Las consolas KVM tienen como objetivo controlar varios ordenadores a través de uno solo, por lo que podremos administrar mejor el espacio en nuestro armario rack, lo que supone una gran ventaja.

Armarios para datos, cuartos de servidores y centros de procesamiento de datos son otros de los principales usos que tienen este tipo de productos dentro de organizaciones y empresas.

Y es que una consola KVM tiene cabida en numerosos espacios y organizaciones. Se usa en empresas, pymes y organismos públicos (bancos, autoridades, universidades, etc.). Esto nos permite hacernos una idea de la magnitud de utilidad que nos ofrece este tipo de producto.

En los cuartos de servidores y centros de datos modernos, se suelen usar consolas KVM para la administración de servidores. La administración central de varios servidores a través de la consola KVM reduce significativamente los costes de inversión y operativos.

A diferencia de las soluciones de software puras, se puede modificar la configuración del servidor hasta a nivel de BIOS. Gracias al módulo IP opcional, es posible acceder al sistema de forma remota, desde cualquier lugar del mundo. Por lo tanto se convierte en un servicio muy personalizable y que se puede adaptar a numerosas necesidades.

Puede ampliar su consola KVM con otros accesorios. Mediante el uso de conmutadores KVM, puede realizarse una conexión en cascada de hasta 256 servidores.

Aquí encontrará todo lo que necesita.

Eche un vistazo a los accesorios para consolas KVM modulares.

https://ekanet.es/52-kvm